Facebook
Twitter
Instagram
WhatsApp
Tiktok

25 de julio de 2024

AlfaNoticias.co

El Poder De La Radio

CARNE ROJA Y CARNE BLANCA: CUÁL DE LAS DOS ES MÁS SALUDABLE Y POR QUÉ

La distinción entre carne roja y carne blanca se basa en el color de la carne y el tipo de animal del que proviene. La carne roja generalmente se refiere a la carne de mamíferos, como res, cordero y cerdo, que tiende a ser más oscura debido a la presencia de una proteína llamada mioglobina en los músculos. La carne blanca, por otro lado, suele referirse a la carne de aves, como pollo y pavo, que tiende a ser más clara debido a la menor cantidad de mioglobina en los músculos.

En términos de salud, no es tan simple decir que una es más saludable que la otra, ya que varios factores entran en juego. Aquí hay algunas consideraciones:

• Contenido de grasa: La carne roja tiende a tener un mayor contenido de grasa saturada en comparación con la carne blanca. El exceso de grasa saturada puede contribuir a problemas de salud cardiovascular, como el aumento del colesterol LDL («colesterol malo»). Sin embargo, no todas las carnes rojas son grasas igualmente, y algunas opciones magras, como cortes magros de res, pueden ser parte de una dieta equilibrada.

• Nutrientes: La carne roja suele ser una fuente rica en hierro hemo, que es más fácilmente absorbido por el cuerpo que el hierro no hemo que se encuentra en las plantas y en la carne blanca. Además, la carne roja es una fuente de proteínas y vitaminas B12, que son importantes para la salud.

• Riesgos para la salud: El consumo excesivo de carne roja, especialmente carnes procesadas como salchichas y embutidos, se ha asociado con un mayor riesgo de enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas y cáncer colorrectal. Sin embargo, la relación entre la carne roja y estos riesgos es compleja y puede depender de factores como la cantidad consumida, la preparación y otros componentes de la dieta.

• Carne blanca: La carne blanca, como el pollo y el pavo, generalmente tiene menos grasa saturada y calorías en comparación con muchas carnes rojas. También es una fuente de proteínas y vitaminas B, aunque su perfil de nutrientes puede ser un poco diferente al de la carne roja.

En resumen, la clave para una alimentación saludable es la moderación y la variedad. Optar por carnes magras, limitar el consumo de carnes procesadas y equilibrarlas con una variedad de alimentos vegetales puede ayudar a mantener una dieta equilibrada y beneficiosa para la salud. Siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud o un dietista registrado para obtener una orientación personalizada sobre la mejor opción para su situación individual.

Facebook
Twitter
Instagram
WhatsApp
Tiktok